Buscar
  • Ramiro González Etchagüe

Subjetividades del espacio vacío

Galería Nodo 940 (Córdoba, Argentina). Nodo 08 "De lo ancestral a lo contemporáneo". Lucera. Del 15.03.18 al 10.05.18.


Esta gran obra da nombre también a un nuevo conjunto de obras que son resultado de un gran proceso de producción no condensado, si efervescente.

He logrado a través de 10 años de indagación y aprendizaje trascender las barreras disciplinares dada mi visión imperiosa por corporizar mis ideas en obras y, a través de estas, producir experiencias relacionales, experimentando la materialidad y repensando mis doctrinas.

Esta instalación no es una obra resuelta, es una obra adaptable a los espacios que me propongo intervenir. Los módulos de espuma que la componen admiten infinidad de variantes conjuntivas y las “contaminaciones o interferencias” que planeo a futuro también lo son.

Dadas estas características es una obra que demanda adelantarme todo el tiempo, sus montajes son parte del proceso de producción invitándome a repensar su morfología, su materialidad, a proyectarla a corto plazo en otros espacios, a enfrentar nuevos y ambiciosos desafíos.

Texto del artista

En tiempos de una cultura que promete un lleno, promesa que toca fibras clave de la subjetividad, de una época que parece generar, a la vez, zonas de vacío, nos encontramos convocados a la indagación. Algo de esto nos vincula en nuestras prácticas con Sofía (Sofía Culzoni, mi artista invitada a Nodo 08).

El vacío se distingue como común denominador y se propone en nuestras obras como la posibilidad de interpretar potencialidades que se vinculan al paradigma de la incertidumbre como portal.

El presente y la realidad parecen impulsarnos a nuevas búsquedas, desde propuestas que se establecen como excusas del paisaje para la representación de ideas o sensaciones.

La práctica se inunda de contrapuntos entre espacio y tiempo, lugar y “no lugar”, sujeto y objeto, ante el deseo como anhelo por materializar lo imposible sobre un fondo de ausencia, que en su movimiento incesante, es capaz de motorizar la vida y la práctica productiva.

Condensación y desplazamiento, metáfora y metonimia son conceptos que rondan y constituyen los efectos de esta incompletud que intentamos saldar o explorar. Aspectos profundamente creadores de nuestros sueños, que son también sorprendente motor de producción, tan singular como irrepetible. Para proponer un arte poético que puede, tal vez, representarnos sin que lo sepamos y que amenaza con barrer el espacio de lo incógnito, del velo que lo oculta, del enigma que invita al desciframiento.

En este contexto, sentimientos como la amistad, el cariño, la estima y el respeto nos hacen pensar en el otro como complemento, como un guiño de empatía. Nos alientan y permiten establecer asociaciones colaborativas en la otredad, nos impulsan en nuestros recorridos construyéndonos como sujetos subjetivos, aún en tiempos de un llenado que a menudo se confunde con el vacío.

Descripción

Compositivamente la instalación tiene una morfología sinuosa y de carácter centrípeto ascendente y descendente, atravesada por cintas de tela. En esta combinación de sistemas de obras pretendo complejizar mis interpretaciones del espacio vacío utilizando la espuma troquelada para trascender el carácter plano de mis dibujos y la disección de un paño de tela intervenido con pintura acrílica para indagar más profundo sobre los conceptos trans space (a través del espacio) y trans painting (a través de la pintura) que rigen la producción de mis obras y por medio de los cuales me propongo crear experiencias relacionales en cuanto a lo que entiendo como posibilidades interpretativas de la elasticidad de los espacios deshabitados, abandonados, vacíos.

Materiales

Parrilla de acero (soporte Nodo Lucera) 247x242 cm; Marco perimetral de madera 2x1 pulgadas para extender soporte lucera a 450 x 242 cm; Red de tanza 450 x 250 cm; tanza; módulos de espuma de poliuretano de 5 mm de espesor troquelada 200 mt lineales; 18 cintas de tela intervenidas con pintura acrílica de 500x8 cm; Iluminación puntual.

Montaje

La obra se construyó suspendiendo módulos encastrados de espuma de poliuretano de 5mm de espesor troquelada a mano, desde puntos aéreos proporcionados por la red de tanza. Se sujetan con tanza de 0.25mm. En esta oportunidad conjugo dos sistemas de obras utilizando además cintas de tela de 6x0.8 mt intervenidas con pintura acrílica las cuales también se suspenderán verticalmente desde la red de tanza.

La red se tensó sobre un bastidor de madera de 2x1 pulgadas que se sujetó a la parrilla que posee la Lucera como elemento para la sujeción.

En primera instancia la parilla debió bajarse a nivel de piso para apoyar sobre esta la estructura perimetral de madera y sujetarlas con precintos plásticos. Sobre este perímetro se tensará la red de tanza sujetándola con grampas.

Luego, la parrilla debió subir a una altura aproximada a los 350 cm del piso para comenzar la suspensión de los módulos y las cintas en una primera instancia, para esto el montaje requerirá de una escalera estable, firme de 10 a 12 peldaños, se sujetarán, también, los anclajes para sujetar la segunda parte de la instalación.

En la segunda instancia del montaje la parrilla debió subir hasta la mitad del primer piso para poder suspender los módulos que componen la parte media y baja de la obra para así poder terminar de completar la ascensión definitiva.

Dimensiones

9 x 4.5x 2.5 mt aproximados.

La expansión infinita (por Verónica Molas)

La manifestación de algo que se produce en nuestro interior, que nos perturba, nos cohíbe o nos excede: Ramiro González Etchagüe define de manera implacable esta sensación a partir de la cual trabaja su obra, y por lo cual es “sensacionalista”.

La sensación que se expande al espacio infinito, inabarcable es la inmensidad.

En su obra, lo imperceptible que determina el movimiento es originado por una línea impulsada hacia la vibración y la expansión; una línea unívoca, que en su trayectoria va ampliando y modificando su estructura ante la relación con el espacio que toma.

Para el artista el espacio es un medio elástico. El dibujo modela una tercera dimensión.

El conjunto que hoy presenta comenzó con pinturas de fondos plenos sobre los cuales proyectó formas sinusoidales y afiligranadas, excelsa visualidad de fuerte contraste cromático. Para el artista, esos fondos representan un espacio vacío que no es tal, si entendemos que en él encontramos millones de partículas imperceptibles.

Sonido, energía, y emociones afectan a las personas: su obra busca dar imagen a todo aquello que un individuo, un átomo, una molécula, una acción pueden generar.

Quizás pretendo acercarme a la eternidad nos dice. ¡Hermosa ambición!

Siente que todo parece estar moviéndose todo el tiempo. Las perspectivas cambian, mi ánimo es fluctuante, vacilante, mis ideas se transforman o yuxtaponen. Por eso me agrada entender mis obras como en estado de pausa, como instantáneas de una experiencia, de un recorrido, una acción o de un instante cualquiera.

Del plano a las instalaciones, Ramiro González Etchagüe nos eleva a su propia versión del infinito, nos envuelve en un universo etéreo, donde todos somos parte de una eterna línea que circula y nos atraviesa.



Prensa:

http://vos.lavoz.com.ar/temas/seis-artistas-obsesivos-donde-ver-sus-muestras-en-cordoba

https://diariolaopinion.com.ar/noticia/212728/ramiro-gonzalez-etchague-expondra-en-cordoba




8 vistas

© 2019 | Ramiro González Etchagüe